Lugares para probar hongos alucinógenos

Desde tiempos anteriores a la conquista española, el consumo de hongos alucinógenos era una tradición seguida por distintos pueblos. De acuerdo a datos que se han recabado de historiadores de la Nueva España, en la época prehispánica esta “carne de los dioses”, por su nombre de origen náhuatl, teonanacalt, era consumida para tener distintas visiones. Desde entonces, el consumo de las plantas de poder no se ha dejado de lado. Con distintas funciones, algunos comestibles y otros que sirven para rituales. Los hongos han sido el medio utilizado por diversas culturas prehispánicas para conectarse con ellos mismos, pero también son estos los que permiten el intercambio de nutrientes entre los árboles.

En México, el consumo de hongos se hace en muchos lugares de manera independiente debido a que están prohibidos. Como se trata de una costumbre, ha sido difícil impedir que diversas etnias abandonen el consumo, pues se trata de una tradición.

Existen más de 200 especies de hongos que contienen sustancias psicoactivas como la psilocibina, psilocina y baeocistina. La mayoría de las especies se localizan en México, con más de 50 que abarcan regiones montañosas como la de Oaxaca, mientras que más de 20 se localizan en Estados Unidos y Canadá, 19 en Australia, 16 en Europa y un poco menos en Asia y África.

Estos son algunos de los lugares en los que puedes consumir hongos en México.

San José del Pacífico, Oaxaca. Al sur de la sierra de Oaxaca se localiza el pueblo de San José del Pacífico. Es cuando inicia la temporada de lluvias, que miles de turistas acuden a la región con la finalidad de probar los preciados hongos. La época de cosechas inicia en junio y se extiende hasta septiembre; es durante estos meses que muchos visitan el lugar para probar lo que zapotecas han utilizado como medio de autoexploración, sanación y revelación. La economía local se basa en el turismo que los hongos traen consigo. Después de septiembre los hongos se congelan o se secan para que puedan ser utilizados en tés.

Senguio, Michoacán. Rodeado de la sierra Chincua, Chamangareo y Cambaye, se localiza el pueblo de Senguio, lugar en donde las haciendas destacan. Es muy conocido porque desde 1997, se realiza la feria del hongo, encuentro internacional que se celebra durante agosto. La feria incluye exposición de hongos silvestres, eventos culturales, conferencias, recorridos turísticos, muestra gastronómica, entre otras actividades.

Huautla de Jiménez, Oaxaca. La ciudad localizada en la Región de la Cañada Mazateca en Oaxaca ha ganado fama mundial debido a la curandera María Sabina, quien utilizó los llamados “niños santos” (hongos alucinógenos). Este lugar ha sido considerado como la cuna de los hongos alucinógenos, conocidos en la región como “pequeños que brotan” o la “sangre de Dios”. Los habitantes de Huautla de Jiménez consumen los hongos en ceremonias nocturnas con la finalidad de curar problemas tanto emocionales como físicos, pero la principal razón es la de comunicarse con los antepasados y “despertar la consciencia”. ¿Será …?

 

6 comentarios en “Lugares para probar hongos alucinógenos

  1. el tema de consumir hongos es polémico, básicamente por la parte adictiva por supuesto y quién no sabe, puede caer en manos de charlatanes, cualquier hijo de vecino puede engañar. Mejor consumirlos en una buena sopa o con la sra. de las quesadillas en cualquier plaza!

  2. Agua Blanca es un resort que tiene mucha historia, pues en tiempos prehispanicos la nobleza del pueblo purepecha acudia a la region para sumergirse en estas aguas termales. Es un lugar ideal para entrar en contacto con uno mismo, por lo que es una gran opcion para hospedarte e ir a la feria de hongos de Senguio. Desde este resort se organiza un tour para ir a la feria. En esta podras ver mas de 300 hongos que crecen en el bosque de la Reserva de la Mariposa Monarca; muchos comestibles que podras ver por primera vez.

  3. puede llevarte como un disparo al cielo o provocarte un dolor terrible de estómago que no le desees ni a tu peor enemigo! Ojo con lo que se topa uno

    • Hola René, no lo sé, pero voy a investigarlo. Lo que sí te recomiendo es que no vayas a probar algo que te vaya a causar daño, la curiosidad puede llevarte a aparecer en un periódico amarillista!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *